lunes, 18 de mayo de 2009

Lobotomia testicular o como la polla dejo de pensar

Caminando encontrose el falo
piedra dolida por fea caida.
Estando de simiente vacia
y ya no tieso el palo,
sufrió grave lobotomía
y el falo-juicio nublado.

Oh, que será de mi, preguntó el líbido apenado.
No tendré destino al que acudir.
La brújula inmovilizada ha quedado.

Y no sólo no sabre a donde ir.
La cama vacía se reirá de mi costado.

No temas contestó un priscilo elefantado.
La flor a la que pertenezco acepta también degenerados.
Y eres tú, falo descabezado,
la razón de ser de la horca,
o de estos cuchillos en mis manos.

Silencio en la tierra yerma
y luto por un pasado falo.
Queda mentir a la viuda
para que olvide a su amado.

2 comentarios:

Iormungandur dijo...

INCREIBLE es increible, tulirica, tu dominio del verso, de la metrica... me entraron ganas de descabezarlo...

ruldiez dijo...

Entre sublime y acojonante...